post

Biografía de Guillermo Heredia

Guillermo Heredia Molina es un destacado deportista cubano, jugador de béisbol, se desempeña en los jardines, principalmente en el central. Nació el 31 de enero de 1991 en el municipio Matanzas, en la provincia de igual nombre. Creció en la barriada de Versalles.

Guillermo proviene de una familia de peloteros. Su padre y su tío participaron en los clásicos nacionales. Ellos lo estimularon a seguirles los pasos. Comienza desde niño la práctica del béisbol. Ingresa a la escuela de Iniciación Deportiva (EIDE). Transitó por todas las categorías hasta llegar a la Serie Nacional de Béisbol.

  • Alias: El Conde
  • Nació: Enero 31, 1991 en Matanzas, Cuba
  • Debut MLB: Julio 29, 2016
  • Alt/Peso: 5′ 10″ / 180 lbs
  • B/T: R/L
  • Pos / Núm: LF / #5

Heredia es un pelotero que cuenta con todas las herramientas necesarias para triunfar en el béisbol: es rapidísimo, característica que le favorece para cubrir mucho espacio cuando defiende y también a la ofensiva, en el corrido de las bases; tiene un brazo potente, además, buen tacto y poder al bate. Su mayor problema radica en discriminar los lanzamientos. Les hace swing a muchas bolas; no obstante, consigue excelentes promedios ofensivos y no se poncha demasiado.

Guillermo debutó con los Cocodrilos en la XLIX Serie Nacional de Béisbol, aún con edad juvenil. Enseguida se apoderó del jardín central y generalmente era el hombre proa de la alineación matancera, en una etapa en que esa novena fue muy competitiva. Esa campaña jugó en 67 partidos y terminó con excelente promedio ofensivo, sobre todo, para un debutante, 290.

Fue seleccionado para participar en el Juego de las Estrellas de la LII Serie Nacional de Béisbol, que tuvo lugar en el Estadio José Antonio Huelga, en Sancti Spíritus, donde el equipo Occidentales, al cual representó, derrotó al de Orientales. Formó parte de la selección nacional que participó en el III Clásico Mundial. Jugó como regular. Luego representó a su país en el XIV Torneo de Béisbol de Rotterdam, efectuado en Holanda en 2013, en el cual Cuba reconquistó el título.

En 2014 fue elegido para la preselección del Equipo Cuba que se enfrentó a los universitarios de Estados Unidos en el Tope Bilateral de Béisbol efectuado ese año en los Estadios Victoria de Girón, de Matanzas, y Capitán San Luis, de Pinar del Río, integrando, finalmente, la selección a participar en ese evento.

Heredia participó en seis temporadas de las Series Nacionales. En ellas bateó para 285 de average ofensivo, conectó 23 cuadrangulares y empujó 121 carreras; todo eso en 374 encuentros, en ellos se ponchó aproximadamente la misma cantidad de veces que consiguió boleto. Aunque su rendimiento ofensivo fue bueno, Guillermo brilló más a la defensa, más allá de lo números que habitualmente se utilizan para valorar su rendimiento, sus veloces piernas y potente brazo no se pueden estimar del todo con las estadísticas.

En enero de 2015 abandonó el béisbol amateur y emprendió el complicado periplo para los cubanos rumbo a la MLB. En agosto de ese año Baseball America lo clasificó como el talento número 11 entre los cubanos que no jugaban en ligas profesionales.

El 23 de febrero de 2016 firma un pacto por un año y $507,500 con los Marineros de Seattle. En las menores lo hizo bien; en Doble A consiguió promedio ofensivo de 293 y en Triple A, 340.

Debutó en las Mayores el 29 de julio de 2016. Esa temporada, generalmente, lo utilizaron como reemplazo defensivo en las postrimerías de los encuentros. Participó en 45 choques, en ellos asistió en 92 ocasiones oficiales al plato, consiguiendo un average ofensivo de 250.

En 2017 tuvo participación en la Gran Carpa durante toda la temporada. Apareció en 123 choques, en ellos fue oficialmente 386 veces al home y su average ofensivo terminó en 249. Lo peor para él fue la relación entre los boletos que consiguió y la cantidad de ponches que le propinaron. Salió más del doble de las veces caminado cabizbajo para el dogout que las que lo hizo sonriente para el primer cojín.

En sus dos primeras temporadas en el mejor béisbol del mundo jugó 97 partidos en el jardín izquierdo, 64 en el central y 15 en el derecho.

Se sometió a una operación del hombro derecho al finalizar la temporada 2017, producto de una subluxación que lo aquejaba.

Al cierre de mayo de 2018 iba registrando su mejor inicio de campaña desde que llegó a la MLB. En ese tramo de temporada bateó alrededor de 300 de average, su OBP estuvo cerca de 450 y consiguió menos ponches que boletos. Indudablemente, hasta ese momento, su carrera iba en constante ascenso.