post

Biografía de Yasmani Grandal

Yasmani Grandal, destacado jugador de béisbol cubano, receptor y bateador ambidextro. Nació el 8 de noviembre de 1988 en Güira de Melena. En aquel momento ese municipio pertenecía a la provincia La Habana, actualmente a Artemisa. En el estadio de béisbol de su territorio dio los primeros pasos en el deporte con apenas tres años de edad.

  • Alias: YRG Jr
  • Nació: Noviembre 8, 1988 en La Habana, Cuba
  • Debut MLB: Junio 2, 2012
  • Alt/Peso: 6′ 1″ / 235 lbs
  • B/T: S/R
  • Pos / Núm: C / #9

En 1999 emigra, por vía legal, junto a su madre, María Gómez, los abuelos maternos y su padrastro, a Los Estados Unidos. La familia se radica en Miami.

En 2007 Baseball America lo ubica en el lugar 19 entre los mejores jugadores de béisbol de su categoría y lo considera uno de los más destacados entre los receptores. Los Medias Rojas de Boston le ofrecieron firmar un contrato, pero su madre no lo dejó, ella dio un “no” rotundo a la oferta de más de medio millón de dólares y le dijo que a los 18 años lo más importante para él era estudiar una carrera. Objetivo que cumplió y también el de superarse como pelotero, cuando los Huracanes de la Universidad de Miami le ofrecieron jugar con ellos.

En 2010, jugando para el equipo universitario, bateó 401 de average, con 15 jonrones, 60 carreras impulsadas y un porcentaje de embasado de 527 en 62 encuentros. Fue nombrado el Jugador del año de la Conferencia de La Costa Atlántica. Su rendimiento llamaba la atención de los equipos de Las Mayores. En agosto firmó un contrato con los Rojos de Cincinnati por cuatro años y 2.99 millones de dólares. Los primeros gastos que hizo con ese dinero tenían como objetivo comprar un coche para su madre y una casa para la familia. Progresó en las menores durante dos temporadas. En diciembre de 2011 fue cambiado a Los Padres de San Diego.

Inicia el 2012 jugando en Triple A. En ese momento era considerado el tercer mejor prospecto de la franquicia y el quinto en su posición en todas Las Mayores. Por sus buenos resultados en Las Menores enseguida es subido al equipo estelar. Debutó el 2 de junio como reemplazo defensivo. En el cajón de bateo se inició como ningún otro pelotero en la historia ni como el mismo nunca soñó cuando vistiera su primera franela en las Grandes Ligas. Se convirtió en el primer pelotero en la historia de Las Mayores en conectar sus primeros dos hits de cuadrangular desde ambos lados del plato en el mismo partido. Sus primeros tres indiscutibles fueron cuadrangular, algo que solo habían conseguido otros seis deportistas desde el año 1900. De sus seis primeros indiscutibles, cuatro volaron la cerca. El 7 de noviembre la MLB lo suspendió por 50 partidos por tener alto nivel de testosterona en sangre. No apeló la suspensión. Terminó la temporada bateando 297 de average, 394 de OBP y 469 de SLG, con 8 cuadrangulares y 36 carreras impulsadas en 60 juegos, 52 de ellos actuando como titular.

En un informe de enero de 2013, Grandal, junto con varios jugadores de Grandes Ligas, fue vinculado a Biogénesis de América, una clínica que supuestamente produce drogas para mejorar el rendimiento. El 6 de julio sufrió una lesión en la rodilla izquierda. Una resonancia magnética reveló que hubo un daño significativo y terminó prematuramente la temporada para él. Se sometió a una cirugía para reparar la rotura de ligamentos. En 28 partidos bateó para 216 de average, con un jonrón y nueve impulsadas.

En 2014 sus números fueron decepcionantes: 225 de average, 327 de OBP y 401 de SLG. Esa temporada también se desempeñó como primera base. En diciembre fue traspasado a Los Angeles Dodgers.  Con su llegada la franquicia establecía una conexión cubana como nunca se había visto en la historia del béisbol profesional y Grandal se perfilaba como el símbolo, gracias a su juventud, talento y trayectoria profesional. Se iba a unir a sus compatriotas Yasiel Puig, Alexander Guerrero, Erisbel Arruebarrena y luego también llegaría Héctor Olivera.

En mayo de 2015 Grandal bateó dos jonrones de tres carreras y registró una marca personal de ocho carreras impulsadas en un juego. Fue seleccionado para el plantel de la Liga Nacional para el Juego de las Estrellas. Al concluir la temporada había mostrado destreza con el bate, tras aumentar poder (16 cuadrangulares) y nivel de embase (65 boletos). Su promedio ofensivo fue de 234, con 353 de OBP y 403 de SLG. Defensivamente también se lució, con 60 asistencias, quinto de la liga, cuarto en average de fildeo (997) y, además, salvó seis carreras. Firmó contrato con Los Dodgers por un año y 2.8 millones para evitar arbitraje salarial.

Durante la temporada fue entrevistado. Entre otras palabras sentenció: “cada día me siento más orgulloso de mis orígenes latinos”.

En 2016 Grandal consiguió 64 boletos en 126 encuentros, demostrando su disciplina en home. Tomó siete boletos más en postemporada. Fue el cubano con mejor discriminación de la zona y selección de envíos, disparó 27 jonrones, empujó 72 carreras. El habanero firmó por mucho su mejor año ofensivo (topes personales en vuelacercas, impulsadas, OPS y slugging). A la defensiva promedió 995 y salvó 13 carreras (tercer dígito más destacado del Big Show). Al finalizar la temporada firmó nuevamente contrato con Los Dodgers por un año y 5.5 millones, para evitar arbitraje salarial.

En abril de 2017, en un encuentro frente a los Padres de San Diego, conectó un cuadrangular desde cada lado del plato. Durante la temporada participó en 129 partidos. Su promedio ofensivo fue de 247, su producción de poder disminuyó respecto a la campaña anterior, aunque botó 22 pelotas. Al finalizar la temporada Los Dodgers le ofrecieron un contrato por 7.9 millones de dólares por su servicio durante el año siguiente, el segundo más grande en la historia de la franquicia para un receptor.