post

Biografía de Yonder Alonso

Destacado jugador de béisbol cubano, nacido el 8 de abril de 1987 en La Habana. A la defensa se desempeña en primera base, a la derecha; sin embargo, batea a la zurda. Su padre, Luis, jugó en las Series Nacionales con el equipo Metropolitanos. Yonder salió de Cuba en 1996, junto a sus padres y hermana. La familia se fue en una avioneta que entró ilegalmente al país.

  • Alias: Mr. 305
  • Nació: Abril 8, 1987 en La Habana, Cuba
  • Debut MLB: Septiembre 1ro, 2010
  • Alt/Peso: 6′ 1″ / 230 lbs
  • B/T: L/R
  • Pos / Núm: 1B / #17

En la Universidad de Miami cursó Criminología. Allí jugó béisbol durante tres temporadas y se convirtió en un estelar. Llevó al equipo a la Serie Mundial Universitaria en su primer año. Durante el segundo bateó 376, lideró la Conferencia de la Costa Atlántica, con 18 cuadrangulares, remolcó 74 carreras y anotó 57 veces.

La historia de Yonder no fue fácil. Además de ir a la universidad y jugar béisbol, tenía que limpiar oficinas y almacenes con sus padres, a su vez, entrenaba a escondidas a niños de 11 y 12 años en las cajas de bateo de los Hurricanes, todo ello en busca de dinero.

Por los resultados de Alonso con los Huracanes de Miami, los Twins de Minnesota se interesaron en él desde el año 2005, pero éste prefirió iniciar su carrera deportiva como profesional luego de terminar los estudios.

Firmó contrato con los Rojos de Cincinnati por cuatro temporadas y 4.55 millones de dólares. Debutó en Clase A el 26 de agosto de 2008.

En 2009 era considerado el prospecto número uno de la organización. Comenzó la temporada con Sarasota, jugó 49 partidos y bateó 303 en 175 turnos al bate, con siete jonrones, 13 dobles y 38 carreras impulsadas. Después de subir a la Clase AA, bateó 295 en 105 turnos al bate, con 11 dobles, dos jonrones, 14 carreras impulsadas, en 29 juegos. También jugó para el Saguaros Peoria de la Liga Otoñal de Arizona, donde promedió 267 en 23 partidos. En mayo fue ascendido a la Triple A. Jugó 82 de sus 101 partidos en primera base, bateando 296, con 12 jonrones.

El 1 de septiembre de 2010 debutó en Grandes Ligas. Tres días después, en su segundo turno al bate, conectó su primer hit en la Gran Carpa.

En 2011 se desempeñó principalmente como bateador emergente, haciendo 98 apariciones al plato en 47 juegos. Su average fue de 330, con un OPS de 943.

El 17 de diciembre de 2011 es cambiado a los Padres de San Diego. En 2012 sigue siendo considerado novato, pues solamente tenía 117 turnos al bate en Las Mayores. En 2012 participó en 155 partidos con los Padres, de ellos, 144 los inició en primera base. Bateó 273 de average, 348 de OBP y 393 de SLG, con 9 jonrones. Estableció récord para la franquicia, con 39 dobles como novato. En diez encuentros conectó par de ellos, la mayor cantidad en las Grandes Ligas desde 2006. Cometió 12 errores en primera base, empatando en el liderato de la liga. Terminó sexto en la votación para la elección del Novato del Año.

A causa de una lesión, en 2013 solo pudo participar en 97 encuentros. En ellos consiguió promedio ofensivo de 281, 341 de OBP, 368 de SLG, con 6 cuadrangulares y 45 impulsadas.

En la temporada 2014 también fue muy afectado por las lesiones. En junio estuvo inhabilitado por 15 días por dolencias en su muñeca. Al regresar, todo parecía marchar bien, sin embargo, otra vez la mala suerte se cruza en la carrera del cubano. El 12 de agosto abandonó un partido por problemas en un tendón del antebrazo derecho, perdiéndose el resto de la temporada. Antes de la lesión, bateaba para 240 de promedio ofensivo, con siete jonrones y 27 remolques en 87 partidos.

En 2015 Alonso bateó para 282 de average, 361 de OBP y 381 de SLG. Conectó cinco vuelacercas y empujó 31 carreras en 103 duelos. Pasó algún tiempo en la lista de los inhabilitados por una lesión de hombro y un tirón lumbar. Dio muestras de paciencia en home, al ganar 42 boletos.

En 2016 el inicialista cubano y los Atléticos de Oakland llegaron a un acuerdo contractual por un año y 2,65 millones de dólares, con lo que evitaron el arbitraje salarial. Alonso terminó la temporada con 156 apariciones, su average fue de 253, 316 de OBP y 367 de SLG. Conectó siete cuadrangulares, impulsó 56 y ganó 45 boletos.

Yonder Alonso no tuvo el ascenso con el madero que se esperaba de él a nivel de Grandes Ligas entre el 2010 y el 2016 con Cincinnati, San Diego y Oakland. En dicho lapso, el bateador zurdo conectó, apenas, 39 jonrones en 664 partidos, con OPS 721; sin embargo, en 2017 consiguió un gran cambio.

Entre abril y mayo de 2017 conectó 12 jonrones, con 29 impulsadas, a nivel de un All-Star. En ninguna de sus siete temporadas anteriores en MLB había alcanzado conectar 12 cuadrangulares.  En 2015 conectó cinco y el año siguiente, siete, todos en 934 apariciones en home, mientras en 2017 consiguió la misma cantidad de vuelacercas con sólo 138 viajes al cajón.

El 7 de mayo fue elegido Jugador de la Semana en la Liga Americana, premio que nunca antes había obtenido. Asistió al Juego de Estrellas. En toda la temporada conectó 28 jonrones.

A finales de 2016 estuvo en la Habana. Lo entrevistaron. Le preguntaron sobre la posibilidad de participar en el curto Clásico Mundial de Béisbol representando a su país de origen. Dijo estas palabras:

“Yo quisiera jugar para Cuba en el Clásico Mundial. No me importa que me lo paguen, ni dónde se queda el trofeo; lo que me importa es poder jugar para mi país porque sé que el pueblo lo va a disfrutar tanto como yo. A lo mejor ni siquiera pudiera jugar de regular; soy realista y sé que hay un José Dariel Abreu, un Kendrys Morales…, gente con mejores estadísticas que uno. Pero me contentaría con formar parte de ese grupo.

Los cubanos que estamos allá …. estamos al 120 por ciento dispuestos a jugar por la camiseta cubana. Si a mí me dijeran de jugar acá, estoy listo para lo que sea, como si hay que pagar …, el asunto es jugar. ¿Quién no se quisiera poner el uniforme de su país?

…. A mí me gustaría muchísimo poder cooperar con los peloteros de aquí porque son mis compatriotas. Mi esposa es americana, pero yo soy cubano, de Centro Habana. No fui a la ESPA ni jugué Series Nacionales, no me vestí de Metros ni de Industriales, pero soy y seré siempre cubano.”