post

Biografía de Yuliesky Gurriel Castillo

Yuliesky Gurriel, destacado jugador de béisbol cubano, excelentes estadísticas avalan este criterio. Nació el 9 de junio de 1984 en Sancti Spíritus. Se ha desempeñado en varias posiciones, principalmente en el cuadro. Es el único pelotero espirituano que ha logrado integrar el equipo Cuba en todas las categorías. Formó parte de las selecciones de su provincia, de la capital, nacional y finalmente llegó a la MLB. Es integrante de una numerosa familia de destacados peloteros.

Yuliesky no impresiona por su complexión física, que no es la de un típico jonronero, a pesar de ello, posee gran capacidad para conectar cuadrangulares.

  • Alias: El Yuli
  • Nació: Junio 9, 1984 en Sancti Spíritus, Cuba
  • Debut MLB: Agosto 21, 2016
  • Alt/Peso: 6′ 0″ / 190 lbs
  • B/T: R/R
  • Pos / Núm: 1B / #10

Series Nacionales

Debutó en la XLI Serie Nacional de Béisbol, aún con edad juvenil, conectó siete cuadrangulares y en lo adelante superó esa cifra durante todas las campañas hasta completar 30 en la serie XLIX, lo que figura como su cota personal y récord en la provincia espirituana.

En la LI Serie Nacional de Béisbol fue elegido como integrante del Equipo Todos Estrellas del campeonato en tercera base, al batear 22 jonrones, empujar 85 carreras, robar 14 bases en 18 intentos, y tener un OBP de .434.

En diciembre de 2012 fue elegido entre los atletas más destacados de la provincia de Sancti Spíritus.

En la fase preliminar de la LII Serie Nacional de Béisbol, concluida en enero de 2013, contribuyó a la clasificación del equipo espirituano entre los ocho que participaron en la segunda fase, labor que le valió para integrar la selección cubana al III Clásico Mundial de Béisbol.

Fue seleccionado para participar en el Juego de las Estrellas de la LII Serie Nacional de Béisbol, que tuvo lugar el 24 de marzo de 2013 en el Estadio José Antonio Huelga, en Sancti Spíritus, donde el equipo Occidentales, al cual representó, derrotó al de Orientales.

Según se informó en los medios provinciales y nacionales, Yuliesky y sus hermanos no jugarían con el equipo de su provincia en la LIII Serie Nacional de Béisbol, debido a necesidades familiares. Tremenda provocación para los aficionados, especialmente para los detractores del pelotero y para aquellos que no simpatizaban con los industriales. Los argumentos para la decisión no fueron totalmente convincentes, sobre todo, porque no existía precedente de un pelotero de primer nivel cambiando su camiseta en Series Nacionales. En esta primera ocasión fueron tres, y lo peor, el equipo favorecido por los traslados era el que contaba con la mayor cantidad de contrarios entre la fanaticada, el mismo que reiteradamente a lo largo de las series se había favorecido con decisiones de las autoridades del béisbol sobre el resto de los planteles.

A partir de la temporada 2013-2014 Yulieski jugó para los Industriales. Para muchos el cambio del “yuli” hacia los azules lo dejaría mal parado, por el supuesto “peso” que conlleva el vestir la casaca del equipo historia del béisbol cubano, pero la realidad fue otra, mantuvo sus excelentes números.

Las estadísticas lo recogen como el primer pelotero cubano que sobrepasa la cifra de 200 cuadrangulares con bate de madera exclusivamente. Fue el tercer espirituano en logar esa cifra, después de su padre, 247 (en 20 campañas) y de Frederich Cepeda.

De haber continuado participando en series nacionales y sus números mantuviesen la misma progresión, terminaría en varios aspectos con rendimientos similares a Omar Linares, considerado el mejor amateur de todos los tiempos, e, incluso, lo superaría en algunos, como dobles, carreras empujadas y bases robadas.

Yulieski ocupa el quinto puesto en slugging entre todos peloteros que han participado en Series Nacionales; solo superado por Alfredo Despaigne, Omar Linares, José Dariel Abreu y Orestes Kindelán.

Selección Nacional

Desde muy joven integra la selección nacional. Asistió a los Juegos Panamericanos Santo Domingo 2003. Durante el Primer Clásico Mundial fue llamado “el fenómeno” por los comentaristas de ESPN. Al terminar el torneo formó parte del equipo todos estrellas. También participó en la segunda y tercera edición de este certamen, aunque las actuaciones en ambas, tanto las individuales como la del colectivo, distaron mucho de la primera. Se proclamó campeón olímpico en Atenas 2004. Un año después alzó la Copa Mundial. Luego llegó la extensa sequía de títulos de primer nivel para el equipo nacional. El diez de la selección nacional asumió protagonismo en la mala racha, al menos, una vez.

A Yuliesky, el motivo de orgullo familiar, con el cual creció, le sirvió de ejemplo e inspiración y seguramente también le ayudó a abrir alguna puerta, le pasó elevada factura. Para muchísimos cubanos el momento más glorioso salido de un terreno de béisbol lo protagonizó su padre, Lourdes, en Italia, mientras se disputaba La Copa Mundial de Béisbol de 1988. Es importante subrayar que la competencia transcurría en pleno auge de una guerra fría en la que tanto cubanos como norteamericanos asumían papeles protagónicos. Los norteños y caribeños debieron enfrentarse en el último partido de la fase clasificatoria. El equipo norteamericano estaba plagado de futuros ligamayoristas regulares y estelares. El resultado del encuentro no era trascendente para la competencia, sin embargo, lo era muchísimo para el orgullo de las naciones que se enfrentaban. En el noveno los cubanos perdían 6 carreras por 9. Llegó el turno de Lourdes Gurriel. Había un out y dos corredores en las bases. En esas circunstancias despachó un cuadrangular que enrumbó a su novena hacia la victoria. Tras el batazo, muchos aseguran que la isla descendió varios centímetros entre las aguas caribeñas. Fueron 10 millones de cubanos los que saltaron de júbilo, al unísono, mientras la bola se iba más allá de los límites del estadio. Sólo esa proeza hubiese sido suficiente para la candidatura del mayor de la familia Gurriel como el pelotero más oportuno de toda la historia cubana, pero el espirituano estaba en estado de gracia en el certamen. Pocos días después ambas novenas se vuelven a enfrentar. Esa vez por la discusión del título. La situación del encuentro se vuelve a repetir: Cuba perdía en el noveno 1-3 cuando Lourdes llega al cajón de bateo con un compañero en circulación. Y nuevamente el gran Gurriel pone a saltar a los 10 millones de compatriotas con su batazo de vuelta completa. Los cubanos experimentamos la alegría de los argentinos en México ‘86. Lourdes Gurriel se convirtió en nuestro Maradona.

Pero la vida es impredecible, demasiado. Dos décadas después uno de los hijos de Gurriel se convierte en la gran promesa del béisbol cubano. Muchos lo comparaban hasta con el mismísimo Omar Linares. Pero el hijo defraudó, muchísimo, a los millones que su padre hizo saltar.

Fue en la final por el oro en los XXIX Juegos Olímpicos de Beijín, justo cuando el béisbol decía adiós del escenario olímpico. Yuliesky empuñaba con las bases llenas en el final del noveno inning. Su equipo perdía por una carrera. En tercera estaba el empate y en segunda, la victoria. Había un solo out en el marcador. Debía hacer cualquier cosa, excepto lo que hizo. Es más, un ponche no hubiera sepultado las esperanzas de millones de cubanos, sin embargo, bateó para dobleplay, sellando el triunfo del rival.

Desde entonces le llueven las críticas. El público le perdió el respeto que nunca se le falta a los grandes. Probablemente Yulieski ha sido el pelotero más abucheado en los estadios cubanos, quizás exageradamente, pero no sin motivos. También se ganó que la fanaticada estuviese al tanto de su actuación en momentos decisivos en los partidos. Y solo consiguió que le aumentasen las críticas.  El fallo en Beijín nunca pudo enmendarlo. Se quedó en deuda con la afición de su país.

El 22 de julio de 2012 obtuvo la distinción de Jugador Más Valioso del torneo de la Semana Beisbolera de Haarlem, Holanda. Concluyó el certamen con porcentaje ofensivo de .318, promedio de embasado de 500, además de impulsar siete carreras, anotar otras tantas y recibir ocho bases por bolas.

Participó en el XIV Torneo Interpuertos de Rotterdam, efectuado en Holanda del 30 de junio al 7 de julio de 2013, en el cual Cuba reconquistó el título y él fue seleccionado el Jugador Más Valioso de la justa. Promedió .304, lideró en total de bases (11) y no cometió error en 12 lances.

Integró el Equipo Cuba que tomó parte en el Tope que tuvo lugar en varias ciudades de Estados Unidos del 18 al 23 de julio de 2013, donde los cuatro partidos efectuados fueron ganados por el equipo anfitrión.

En el tercer clásico, una jugada a la defensa en la que también participó el receptor de los cubanos, Frank Camilo Morejón, desafortunadamente dejó muy mal parado también a Gourriel.

Liga Japonesa de Béisbol Profesional

El 11 de mayo de 2014 miembros de la Federación Cubana de Béisbol y directivos de la novena de Yokohama Dena Baystars, integrante de la Liga Central en el torneo beisbolero profesional de Japón, rubricaron el documento de contratación de Gurriel.

Alineó como designado y tercer bate de la selección japonesa, haciendo su debut el 3 de junio con un cuadrangular, en dos turnos al bate, dentro la selección de Ligas Menores (Ni-gun) del Yokohama DeNA BayStars, en partido contra los Leones de Seibu. El 8 de junio debutó en las grandes ligas niponas bateando de 4-3 en la victoria de su equipo 5×1 sobre los Tohoku Rakuten Golden Eagles.

El 13 de octubre, después de casi cinco meses de permanencia en esta Liga Profesional de béisbol de Japón, regresa a Cuba, como aspirante a novato del año de esta selección en la que tuvo un exitoso desempeño.

El 5 de abril de 2015 la Federación Cubana de Béisbol anunció la cancelación del contrato de Yuliesky con la Liga Central Profesional de Béisbol de Japón para la temporada 2015, a partir de la no presentación en tiempo del atleta al Club Yokohama DeNa Baystars, debido a lesiones sufridas durante el desarrollo de la Serie Nacional de Béisbol, que le impusieron un lento proceso de recuperación.

MLB

En la madrugada del 8 de febrero de 2016 abandona, junto a su hermano Lourdes Gurriel, la selección cubana participante en la 58 Serie del Caribe de Béisbol celebrada en Santo Domingo, República Dominicana.

El 2 de marzo de 2016 Yuliesky Gurriel y su hermano llegan a Miami, tras permanecer varias semanas en Haití. En julio firma un contrato con los Houston Astros por cinco años, a cambio de 50 millones de dólares.

Temporada 2016

Después de una arrancada rutilante, el pelotero más promocionado de cuantos permanecían en Cuba hasta febrero se diluyó en las aguas de la desilusión. Debutante con 32 años y 73 días, Gurriel terminó sus primeras 24 salidas al diamante bateando .321 (3 jonrones, 13 impulsadas), pero se desinfló a partir de ese momento, al pegar solo siete imparables en 46 turnos. Así, su average cayó hasta un discreto .262 –casi la mitad de lo que consiguió en su última Serie Nacional-, con cifras irrisorias en materia de embasado (.292) y slugging (.385). El repaso pormenorizado deja ver que le fue mucho mejor contra monticulistas de velocidad que frente a pitchers dependientes de la localización; conectó apenas .200 con hombres en posición anotadora y dos outs; lo hizo para .212 en choques empatados; y su rendimiento naufragó cuando ocupó el segundo puesto del line up (48-7=.146). No obstante, probó que puede discriminar con acierto en el mejor béisbol del mundo –un ponche cada más de 10 turnos oficiales- y enseñó una virtud poco habitual en los novatos, la paciencia.

Temporada 2017

Excelente temporada, alcanzó el mejor resultado de su carrera deportiva: Campeón de La Serie Mundial. Para los Astros de Houston fue la primera vez en la historia del club, al conseguir doblegar a los Dodgers de Los Ángeles en el séptimo y definitivo encuentro.

Sus números, como casi siempre, fueron muy buenos. Bateó para 299 de average, 332 de OBP, 486 SLG, 18 cuadrangulares, todo eso en 139 encuentros. Estableció récord de tubeyes para la franquicia, con 43. A la defensa, cubrió la primera almohadilla.

En esta temporada lució mucho mejor que en toda su trayectoria en Series Nacionales. Y no es que hubiese implantado un record personal. Estuvo lejos de los números que acostumbró en Cuba. En cambio, produjo para el equipo, contribuyó a la victoria de los Astros. Comprobó que en los deportes colectivos la gloria no surge detrás de excelentes estadísticas individuales, sino del resultado del equipo. Su padre es vivo ejemplo de esta realidad. Quienes amamos al béisbol, especialmente los cubanos, nos alegramos por los resultados que consiguió Yuliesky en el 2017, sin dudas, su mejor temporada de por vida. Ojalá lo mejor de él esté por llegar.

Palmarés

  • 2004: Campeón Olímpico (Atenas, Grecia)
  • 2005: Campeón Copa Mundial
  • 2006: Subcampeón del Primer Clásico Mundial de Béisbol
  • 2008: Subcampeón Olímpico (Beijín-China).
  • 2010: Campeón Intercontinental (China Taipei).
  • 2011: Campeón del Reto Mundial de Béisbol (Canadá).
  • 2011: Subcampeón de la Copa Mundial de Béisbol (Panamá).
  • 2011: Medalla de bronce en los Juegos Panamericanos, Guadalajara (México).
  • 2012: Campeón Torneo de Béisbol de Haarlem, Amsterdam (Holanda).
  • 2014: Campeón Centroamericano en Veracruz 2014 (México).
  • 2015: Campeón de la 57 Serie del Caribe de Béisbol, celebrada en San Juan (Puerto Rico).
  • 2017: Campeón de La Serie Mundial, con los Astros de Houston.