post

Biografía del boxeador cubano Teófilo Stevenson

Teófilo Stevenson Lawrence fue un boxeador cubano de los pesos completos, considerado el mejor pugilista de todos los tiempos nacido en la Mayor de las Antillas. A Teófilo lo apodaban Pirolo. Este excelente deportista obtuvo todos los títulos otorgados por la Asociación Internacional de Boxeo Aficionado (AIBA), entre ellos, fue tricampeón olímpico y mundial. Teo, como también le decían, se impuso en 301 de los 321 pleitos que sostuvo a lo largo de los veinte años que duró su fructífera carrera deportiva sobre los cuadriláteros. Entre sus triunfos, más de doscientos fueron por la vía del nocaut. Stevenson murió repentinamente el 11 de junio de 2012, producto de una cardiopatía isquémica.

Teófilo Stevenson nació el 29 de marzo de 1952 en Puerto Padre, municipio perteneciente a la actual provincia Las Tunas, en el seno de una familia humilde, radicada en las cercanías del Central Delicias (hoy Antonio Guiteras). Pirolo fue el primogénito del matrimonio formado por la cubana Dolores Lawrence y el inmigrante Teófilo Stevenson Pearson, oriundo de la isla San Vicente, quien se asentó en el norte del oriente cubano para obtener un empleo vinculado a la industria azucarera. La madre, aunque nació en Cuba, era descendiente de emigrantes, provenientes de isla de San Cristóbal. Ambos padres dominaban el idioma inglés debido a sus orígenes y el hijo también lo hablaba con fluidez.

Un amigo del padre de Teófilo Stevenson, quien fue campeón de los pesos pesados entre 1931 y 1935, fue su primer entrenador de boxeo, cuando el joven comenzó a interesarse en ese deporte. A los catorce años Pirolo subió por primera vez a un encerado para enfrentar a un rival. En ese momento pesaba 71 kilogramos. En 1968 ganó el título nacional juvenil en la categoría pesada (más de 81 kilogramos) y al año siguiente fue segundo en el Torneo de Boxeo Playa Girón, en la división de 91 kilogramos. Allí llamó la atención de los principales entrenadores del país, quienes lo captaron para desarrollar al joven talentoso.

A principios de 1970 Stevenson sorprendió a la afición cubana al propinarle un nocaut fulminante a quien era hasta ese momento la principal figura de la división en el país. En septiembre tuvo su primer compromiso internacional: el Campeonato Centroamericano y Caribeño de La Habana, en el cual ganó la medalla de oro. Finalizando el año realizó su primera salida al exterior. En Bulgaria ganó el oro del VII Torneo de la Amistad (Sub-19), consiguiendo tres victorias por nocaut.

En 1971 Teófilo Stevenson asiste a los Juegos Panamericanos en Cali, Colombia. En la cita multideportiva continental alcanzó la medalla de bronce, al perder un combate frente a un norteamericano a quien la prensa de su país lo había bautizado: la Esperanza Blanca. Al año siguiente el boxeador cubano toma desquite en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Munich, Alemania, donde enfrentó a La Esperanza Blanca, quien llevaba una racha de 62 victorias consecutivas y solo esperaba el oro olímpico para acceder a un contrato millonario en el boxeo profesional,  pero en el tercer asalto de la pelea el cubano lo derribó en tres ocasiones, siendo reglamentariamente detenido el combate a su favor, considerándose la victoria más memorable de la brillante carrera del tunero. Finalmente, Pirolo gana su primer título olímpico, siendo reconocido, además, como el pugilista más técnico del certamen.

Además de la corona olímpica del 72, Teófilo Stevenson alcanza las de Montreal 76 y Moscú 80, siendo el segundo pugilista en la historia de los Juegos Olímpicos en ganar en tres oportunidades. En toda su historia bajo la cita de los cinco aros sólo un boxeador húngaro consiguió aguantar ante él tres asaltos sin ser noqueado. Pirolo también resultó tricampeón mundial al imponerse en La Habana 74, Belgrado 78 y Reno 86; además, fue dos veces campeón panamericano, ocho veces de América Central y diez, campeón cubano.

teofilo-stevenson-biografiaA finales de la década del 70, dada la indiscutible calidad de Teófilo Stevenson, quien reinaba en el boxeo amateur, donde era considerado el mejor de la historia y declinaba convertirse en profesional, y la existencia de un excelente boxeador rentado, reconocido como el mejor entre los campeones del peso pesado de todos los tiempos, Muhammad Alí, surgió el interés de enfrentarlos, por parte de los promotores de eventos del pugilismo profesional. Al supuesto combate que sostendrían se le llamó “la Pelea del Siglo”, la cual definiría al mejor pugilista del mundo en la división y quizá de toda la historia. Las condiciones necesarias para celebrar aquel posible combate nunca llegaron a concretarse, principalmente, porque debía efectuarse bajo las reglas del boxeo amateur, según las autoridades cubanas, algo que inicialmente no aceptó la AIBA ni el Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Tiempo después, ambos organismos aceptaron, pero para ese entonces Ali rechazó la propuesta, argumentando que tenía mucho que perder ante un púgil amateur y muy poco que ganar.

En el momento que se planificaba la Pelea del Siglo el cubano atravesaba el mejor momento de su carrera deportiva, mientras, su posible rival, el ocaso de la suya. Teófilo era diez años más joven que Alí. A pesar de todo, en el plano personal los campeones establecieron buenas relaciones.

En reiteradas ocasiones Stevenson recibió propuestas millonarias para saltar al profesionalismo. Entendidos en la materia auguraban que se convertiría en campeón profesional y amasaría una gran fortuna. El tunero jamás mostró interés en ella; aparentaba ser una persona muy sencilla.

teofilo-stevenson

Tras alcanzar la corona en Reno 86, Teófilo decide retirarse del deporte activo. Luego ocupó responsabilidades en la Federación Cubana de Boxeo, de

la cual fue su vicepresidente, y en la Comisión Nacional de Atención a Atletas Retirados y en Activo del INDER.

En honor a Teófilo Stevenson, tras su deceso, cada año su provincia natal organiza un torneo que lleva su nombre.

El logotipo del equipo que representa a Cuba en las Series Mundiales de Boxeo (WSB), los Domadores de Cuba, está inspirado en su figura, para homenajearlo, como merece.