post

Arranca final inédita de la Liga Superior de Baloncesto Cubana

La actual temporada de la Liga Superior de Baloncesto (LSB) tiene una final inédita: los lobos de Villa Clara se enfrentan a los Búfalos de Ciego de Ávila. Los centrales tienen a favor el presente, y los de la piña, un glorioso pasado en el baloncesto cubano.

Por primera vez, desde que empezó este torneo en 1993, con todas sus estructuras, los dos equipos finalistas en una edición no se incluyeron entre los cuatro grandes de la siguiente, como les sucedió este año a los conjuntos de Pinar del Río, actual monarca, y Matanzas, segundo puesto. Los vueltabajeros fueron del cielo al suelo, tras quedar últimos en la tabla, mientras que los yumurinos anclaron sextos.

Desde el miércoles pasado los lobos están clasificados y esperaban el desenlace de la otra semifinal para conocer qué selección los retaría por el título, instancia a la cual llegan por primera vez, bajo la actual estructura de ocho equipos.

Los avileños, dirigidos por el entrenador del seleccionado nacional, luego de incluirse entre los cuatro semifinalistas, cuando lo tenían cuesta arriba, derrotaron al equipo indómito, el cual había clasificado sin contratiempos. Ahora los búfalos tendrán otra difícil prueba. La tarea parece titánica. Los centrales consiguieron el mejor balance del campeonato cubano, incluida la victoria en el compromiso particular ante los búfalos (2-1). Las nueve coronas alcanzadas en el pasado en sus once finales los tilda casi de imbatibles en estas instancias, pero quizás, esta vez, no les aporten el extra suficiente; mucho menos tras el descalabro sufrido el domingo, cuando los villaclareños los arroyaron por abultado marcador, consiguiendo el triunfo del importantísimo primer enfrentamiento; no obstante, para llevarse el título faltan varios encuentros (termina cuando alguno alcance cuatro victorias) y nada le impide a ninguno de los contrincantes resultar vencedor.

post

Inician en Pinar del Río semifinales de la Liga Superior de Baloncesto femenino

Los quintetos de Pinar del Río y Capitalinas rivalizarán los días cinco y seis de marzo a las tres de la tarde en la sala Polivalente 19 de noviembre, como parte del playoff semifinal de la Liga Superior de Baloncesto rama femenina. A pesar de presentar balance negativo de seis éxitos y nueve fracasos durante la etapa regular, las chicas que dirige Leydi Ana Hernández lograron culminar cuartas, con lo que aseguraron su participación en esta instancia.

En su contra conspira el tener entonces que enfrentar al plantel habanero, líder indiscutible de la competencia con 14 éxitos y solo un revés, quien a todas luces sale como favorito para imponerse en el cotejo de cinco juegos a ganar tres. No obstante, las cuatro veces titulares de la LSB entre 2013 y 2016, ahora con el aliciente de contar con la extraclase Arlenis Romero, no serán un hueso fácil de roer jugando en casa, donde tratarán al menos de sacar una victoria a su oponente.

Según el calendario de la competencia, los días siete y ocho serán de traslado, tras lo cual las acciones se retomarán el nueve, 10 y de ser necesario el 12, en la sala Ramón Fonst de la capital. La otra semifinal de la LSB, dará inicio el nueve de marzo entre Sancti Spíritus y Guantánamo, en tierras de las primeras, pues las del Yayabo anclaron terceras al archivar 10 éxitos y cinco fracasos.

Las yayaberas acumulan cinco triunfos en igual cantidad de salidas a la sala guantanamera Rafael Castiello y ya dieron un paso importante en sus aspiraciones de discutir las medallas, aunque falta un buen trecho antes que se definan las cuatro plazas finalistas.

Las muchachas de Gabriel Alexander Álvarez le ganaron 68-65 a La Habana, 67-60 a Guantánamo, 72-54 a Santiago de Cuba, 70-61 a Pinar del Río y 70-52 a Camagüey.

En esos triunfos mucho tiene que ver la ofensiva de la experimentada Amargo, quien luego de la maternidad ha regresado como en sus mejores tiempos, al extremo de marcar 100 puntos en los primeros cinco partidos para encabezar a las anotadoras del torneo, además de apoyar el trabajo en las tablas. A similar altura ha estado Cepeda, quien lleva la voz cantante en los rebotes y aporta muchísimo a la pizarra.

Pero, más allá de las individualidades, a Sancti Spíritus le ha distinguido el juego colectivo, según adelanta a Escambray desde la sede su director técnico. “Creo que la motivación del equipo está como nunca y la entrega es total en cada partido. Yamara y Marlene están llevando un liderazgo increíble, ellas son las que hacen los mítines y hablan mucho con las muchachas”.