post

Basquetbolistas cubanos en La XI Liga de las Américas

Los Basquetbolistas cubanos obtienen excelentes resultados en La XI Liga de las Américas. El cubano Javier Justiz se proclamó campeón de la XI Liga de las Américas de baloncesto, la competición más importante a nivel de clubes de América. El antillano es miembro del equipo San Lorenzo de Almagro, de Argentina, ganador por vez primera del torneo. San Lorenzo obtuvo el título en calidad de invicto, tras superar en la final a Mogi das Cruzes, de Brasil. El caribeño no tuvo el protagonismo acostumbrado, aunque contribuyó al triunfo, al anotar 8 puntos y capturar 5 rebotes. El torneo se disputa desde 2008. Hacía siete años que ningún club argentino conquistaba la corona; en el 2011 lo alcanzó Regatas de Corrientes. Anteriormente había ganado el Peñarol de Mar del Plata, en las ediciones de 2008 y 2010.

El club sudamericano enfrentará al campeón de la Copa de Campeones de Europa, en septiembre, con el objetivo de titularse como el mejor equipo FIBA del orbe. Justiz está haciendo historia, tendrá la oportunidad de conseguir un título intercontinental.
En el mismo torneo americano el equipo Estudiantes de Concordia cedió en la discusión del bronce ante el club Regatas Corrientes. En el primero milita otro cubano, Jasiel Rivero, quien es el líder del elenco.

Javier Justiz, 25 años y 2.11 m de estatura, promedió en la Liga 6.9 puntos por partido y 4.6 rebotes, con una aceptable efectividad del 62.2% en tiros de campo. Promedió 16 minutos de estancia en la cancha por encuentro, pero fue un jugador importante desde la banca.
Por su parte, Rivero, 2.06 metros de altura, 24 años y 107 kg de peso, tuvo mejores números al promediar 11.4 puntos por partido y 4.5 rebotes, pero con una efectividad menor, 51,4%. El pívot capitalino tuvo más presencia en el tabloncillo, al promediar 25.7 minutos por partido. Impuso récord de 41 puntos en un choque para su equipo.

Rivero y Justis están considerados, por muchos, como los basquetbolistas más talentosos de la mayor de las Antillas en la actualidad. Desde que el gran Lázaro Borrell encandiló durante nueve temporadas a los fanáticos de la Liga Nacional de Argentina, ningún otro jugador cubano había seducido a la exigente afición del país sudamericano. De manera que no resulta fácil destacar en la Liga Nacional; al menos, no al nivel conseguido por el villaclareño Borrell, ex jugador del Seattle SuperSonics en los Estados Unidos, e incluido entre los cinco mejores extranjeros que han prestigiado el baloncesto gaucho, luego de sus ocho años en el equipo Obras Sanitarias y de la corona lograda en la temporada 2006-2007 con Boca Juniors.

Sin embargo, a fuerza de talento Javier Jústiz anda tras los pasos de Borrell. Tras su debut en 2015, el nacido en Santiago de Cuba no ha hecho más que enriquecer su juego bajo los tableros, beneficiado por el alto nivel de la segunda liga más fuerte de América. El torneo es frecuentado por jugadores salidos del baloncesto universitario estadounidense y resulta una cantera de la NBA, hasta el punto que muchos expertos consideran innecesario algún escalón intermedio entre ambas competiciones. En ese exigente entorno Jústiz comienza a sentirse cómodo. Sus frecuentes exhibiciones lo convierten en la cara del baloncesto cubano por el mundo. De acuerdo con el ranking del sitio especializado Latinbasket.com, en ocasiones Jústiz ha sido seleccionado el mejor exponente del amplio contingente de jugadores de la Isla, repartidos por América y Europa.

javier-justiz-izquierda-baloncesto

El indómito supera a hombres como el ex jugador de Capitalinos, Reynaldo García, quien milita en San Martín de Corrientes, equipo que pertenece a la misma conferencia. Detrás, por su rendimiento, aparecen los guantanameros Grismay Paumier, titular con el SO Maritime Boulogne, de la segunda división francesa; y Giorvis Elías, con el Arcos Albacete, del tercer nivel del baloncesto español. La lista incluye también al habanero Rangel Ramírez (AEC Collblanc), al avileño Georffri Silvestre (Náutico KIA Tenerife) y al también capitalino Taylor García (Globalcaja Quintanar), todos de la cuarta división de España.

El baloncesto masculino cubano ha comenzado a abrirse al mundo, aunque avanza con lentitud y lo hace cuando el deporte de las canastas en la isla vive sus peores momentos de las últimas décadas.mLa presencia en varias ligas de Latinoamérica de jugadores representados por la Federación Cubana, además de las perspectivas de nuevas contrataciones en países como República Dominicana y la propia Argentina, configuran un futuro en el que quizás podría recuperarse una parte del poderío que llevó a Cuba a ganar tres torneos Centrobasket entre 1995 y 1999.

La apertura gradual a otros torneos de calidad muy superior al local, podría hacer realidad el sueño de un tercer cubano en la NBA, tras las fugaces experiencias de Andrés Guibert con los Minnesota Timberwolves (1994-1995) y de Lázaro Borrell (1999-2000) con la ya desaparecida franquicia de Seattle.