post

Mike Powel e Iván Pedroso felicitan al saltador de longitud cubano Juan Miguel Echevarría

Dos de los mejores saltadores de longitud de la historia, Mike Powell e Iván Pedroso, son parte de los muchos que se han asombrado por las recientes actuaciones del joven atleta cubano Juan Miguel Echevarría y lo han felicitado.

Powel y Echevarría coincidieron el martes último en Ostrava, República Checa. El recordista mundial, desde el año 1991, se encontraba allí para presenciar el mitin “Zapatillas Doradas”, en el cual pretendía competir Juan Miguel, y no desaprovechó la oportunidad de conocer personalmente a la joven promesa del salto de longitud. El norteamericano felicitó al cubano por su salto de 8.83 metros, recién conseguido en Estocolmo. También le aseguró que seguiría atento su desempeño en el mitin. Juntos posaron para las cámaras. El plusmarquista, con 8.95 metros, sin dudas, presagia que el camagüeyano romperá su añejo record. Y no es exagerado el augurio, el talento y la edad de la joven estrella, unidos a la progresión que recientemente ha experimentado, inevitablemente hacen pronosticar que sus mejores saltos están por llegar.

Otro grande de la especialidad se sumó a los elogios a la sensación del atletismo cubano del momento. Iván Pedroso, campeón olímpico en el año 2000 y dueño del salto de longitud más largo entre sus coterráneos, con 8.71 metros, declaró recientemente que no duda que su record tiene las horas contadas. Y es evidente el vaticinio, sobre todo, tomando en cuenta que el domingo último Juan Miguel consiguió el noveno mejor salto de la historia, incluidos los no homologados, entre los que se encuentra uno de Iván, que, de no haber sido por el viento a favor, desde entonces sería la cota universal.

Personalidades conocedoras de la especialidad, como el presidente de la Federación Española de Atletismo, han declarado que el sorprendente saltador de la Mayor de las Antillas debe ser el primer humano en superar la barrera de los nueve metros a través de un salto. En sus declaraciones agregó: «Echevarría pudo arañar algún centímetro más en Estocolmo, si el foso no le hubiera quedado corto. Choca con los pies en el bordillo y sale rebotado. Se aprecia que intentó protegerse y, por eso, la caída no es buena»,

Es indudable que Juan Miguel Echevarría tiene expectante a los seguidores del atletismo. Solo el tiempo dirá si consigue lo mejor que de él se espera.